La Burbuja - Prosa



DEDICATORIA
A mis amadas lectoras y lectores que en la mayoría de los casos sin rostros visibles, pero con manos de palomas mensajeras dejan su huella marcada en el mapa que me acompaña cuando me leen, mi agradecimiento.

LA BURBUJA
Me mente despertó apaciblemente en la calidez de mi cuerpo acogedor y distendido entre la tibieza de las sabanas que me rozan causándome un placer amable, el aroma suave a lavanda lo hace todo más complaciente, no quiero levantarme ¿para qué?... ¡estoy tan bien así!... Dejarme estar es lo que deseo…
Una burbuja transparente de color índigo cristalino me envuelve conteniendo mi energía tibia y en una posición casi fetal la convierto en útero, en el refugio de mi existencia sintiendo la belleza y el goce de lo creado por mi misma para resistir.
Permanezco entresueños, en ese abrigo protector e indoloro donde reposan mis sentimientos genuinos, mis defectos y mis virtudes, con esta yo que me causa inquietudes por momentos y me resulta difícil convivir con su forma de ser.
Estas ganas de estar aquí aislada sin relojes con los ojos cerrados, sin luces ni crepúsculos, sin fantasmas del pasado, ni siluetas del futuro y elevarme a un universo donde la paz recoja mi envoltura para flotar en ella sin ligamentos, eleva mi espíritu para su serenidad.
Casi inmóvil dejo que las ilusiones invadan lo atemporal de mi vida. Mi mente funciona entre la fantasía y la palabra, entre una realidad que niego y la realidad que creo, entre los espejismos de un amor real y el anhelo que burlón entreteje contubernios con la espera.
Afuera, del otro lado de la puerta es otoño, hace frio, crujen las hojas muertas al paso apresurado de la gente por la vereda, el silencio de los pájaros lo hace aún más sonoro y evidente, oscurece mas temprano se acorta la luz de la tarde ¿acaso importa eso? Ahí, va y viene un mundo donde la mayoría trajina de día y duerme de noche, un mundo que corre sin saber mucho por que viven tan de prisa las personas, un mundo dividido por infinidad de submundos desconocidos y distintos, violentos y promiscuos, altruistas y honrados, una mezcla del dios “Abraxas” incomprensible. Un ámbito en el cual nacer implica adaptarse a lo hecho por otros, a vestirnos con culturas hipócritas que distorsionan la esencia del ser original y como en mi caso vivir contracorriente, en contravenciones permanentes y tratando de romper con los encadenamientos que impiden la libertad de mis ojos.
Tal vez sorprenda esta prosa inusual en el blog, pero es mi necesidad de agradecerles su presencia constante, del acompañarme para que mi incentivo de seguir escribiendo no se apague, además es mi sincera intención en dejarles guardado en sus nobles corazones un mensaje de amor en toda la pluralidad y amplitud que la palabra encierra.
Las menciones especiales de personas a quienes adoro porque colman mi vida de dicha me las reservo junto a la burbuja donde reposa hoy mi sensibilidad aromatizada de lavanda.

©María Cristina Garay Andrade©
Monte Grande – Buenos Aires – Argentina



Mapa de Visitas

ESCRIBIÉNDOLE AL AMOR

ESCRIBIÉNDOLE AL AMOR
POEMARIO

MUJER EN SU PROPIA LUZ

MUJER EN SU PROPIA LUZ

Adoro lugares especiales

Adoro lugares especiales

Adoro los lugares especiales

Adoro los lugares especiales

PASIÓN POR ELLOS

PASIÓN POR ELLOS

TRANSFORMACIÓN

TRANSFORMACIÓN

LA FLOR DE LA VIDA

LA FLOR DE LA VIDA

BUHO REAL DE LA SABIDURÍA

BUHO REAL DE LA SABIDURÍA

Amo los animales

Amo los animales

FUERZA Y LIBERTAD

FUERZA Y LIBERTAD

TERNURA

TERNURA

CUIDEMOS EL PLANETA

CUIDEMOS EL PLANETA

PAZ Y AMOR EN LA TIERRA