PERSONAJE ESPECIAL
PROSA

 

De nuevo esperando la llegada imposible de alguien que logre sacarme de esta madriguera, tratando de encontrar en la sombras un motivo por el cual vivir, escarbando en lo más profundo de mi existir el porque estoy así, mirando alrededor, pues no puede ser que escuche más que al viento pasar por el pasillo sombrío que da a mi habitación, de nuevo aquí estoy... sola y me pesa.

Indiferente como ya es mi costumbre, observando cada rayo de sol deseando que no deje de pasar por el delgado cristal... entrecruzamos miradas con Canela que responde con su infatigable cola a mi gesto de ternura cuando la miro en silencio.

Pero es tan fría esta soledad que apaga ese cristal con su frialdad, es tan intensa que cala mas allá de los huesos y duele más cerca del corazón, tanto dolor he soportado, que mis fuerzas se han agotado, por todo el tiempo que he estado en constante entrada y salida de personas que vienen a arrancarme una parte de mi vida, y otras que afortunadamente me entregan un pedazo de cielo en cada sonrisa, en cada momento, pero ese cielo, ese bendito cielo, al ver alrededor y no sentir a nadie cerca, se transforma en un abismo donde las dudas del despeñadero inmovilizan a mi pobre y aturdido corazón, este infierno lleno de ausencias que me hacen ver mi cruda y tal vez mi merecida realidad, no hay nadie, todo ha desaparecido inexplicablemente.

Es tan horrorosa la sensación de estar sola, que dan ganas de no vivir, o mejor dicho, cuando no hay más que soledad vivir te quita las ganas; y cuando vives a oscuras a veces escondida tras el silencio viene un instante donde pasa por tu cabeza dolorida de tanto girar, un dolor tan intenso al ver tu alrededor convertido en un desierto, el cual lleno de espejismos parece que se burla de mi y esconde el oasis que en algún lugar espera para saciar mi sed de compartir, y en esos precisos momentos es cuando logra asomarse un rayo de luz por esa ventana teñida de cristal marrón, que dice con bailes de sombras que no desespere, que al final encontraré ese descanso desbordando de calor humano y que espera en algún lugar de mi vida desierta, todo ha desaparecido como si de golpe me hubiera vuelto invisible, grito y no escuchan, llamo y no responden ¿DÓNDE ESTAN?...

Más sin dejar de pensar vuelvo a mi cuarto, donde el único refugio son las paredes y donde mi único confidente es un centro musical que no siempre canta lo que me gusta,  que conoce de principio a fin todas mis penas y penas, pues el termino alegría se esta perdiendo poco a poco en ese efecto que implota cada partícula de mis pensamientos, y sigo en mi cuarto escribiendo por inercia en una hoja de papel todo aquello que desearía hacer, decir, pensar, sentir si estuviera con alguien más, tal vez encontrándome conmigo misma.

No pido mucho, no exijo en lo más mínimo, lo único que anhelo es volver a tener a esa persona que me escuchaba, me guiaba, que sonreía conmigo cuando me miraba desplomada con la cara al suelo y que trataba de ayudarme a cargar con todo el peso de mis confusiones existenciales. Más caigo en esta vida donde estoy sin ese utópico ser.
Nada deseo más, que volver a sentir que protejo a alguien, que doy calor a un corazón hambriento de caricias y sediento de afectos, necesito tener una razón para despertar con ansias de estar al lado de alguien que al igual que yo me necesita, doy mi vida por encontrar a esa persona que me diga que estará conmigo cuando mas la necesite, doy mi vida, mi triste vida de soledades, de carencias de afectos vivos.

¿Alguien me ayudará a encontrarla?........

No puedo seguir así, esperando vanamente por ese sentimiento que al igual que todo me ha abandonado, no resistiré la escasez de un te quiero que falta en mi vida, no soy tan fuerte para aguantar un minuto mas de soledad, no más, no podré con esta aparente eterna soledad, la que por ser eterna hace que me cuestione: ¿Cómo se aprende a vivir sola?, ¿por qué todo ha desaparecido? ¿Era un sueño acaso todo lo forjado? Y en el sonido que hace el silencio al llegar a cualquier parte, espero la respuesta a mi pregunta, pues si he de vivir así por el resto de mi vida, tendré que aprender a hacerme amiga de la soledad y no se puede llegar a ser amiga de alguien que se aborrece.

Pero después de tanta agonía, dolor, sufrimiento, vacío, frío, ansiedad, desesperación, después de tanta soledad, se ve en el espeso y apagado sentimientos encontrados un lado bueno, por fin puedo notar que cuando se cierra una puerta una ventana ha sido abierta y logro distinguir de entre tantas cosas un lugar en la soledad exiliada por la misma soledad, donde encontré a alguien cruel y despiadado llamado nadie.

¿Puedes creerlo? En la soledad, después de todo lo que me hizo pasar, me acerco a alguien que irónicamente estuvo siempre allí pero nunca vi, y me acerco lentamente a ese ser y cuando llego al lugar donde se encuentra, siento ese calor que busco, logro experimentar armonía después de tanto esperar, siento que ya no tendré que contarle a las paredes todas mis penas, ni escribir en hojas lo que me gustaría hacer o decir, con esta persona me siento tan llena que me olvido que estoy dentro de la misma soledad y esa persona es solo la imagen fantasiosa y sin cara de la amistad, mi alma golpea entonces contra las paredes internas de mi cuerpo y quiere liberarse no encuentra paz.

Y al final, en la noche, después de un día completo lleno de gente pero falto de presencia, observo el lugar donde suele estar la Luna, que al parecer también me ha dejado, y observo las estrellas queriendo estar allá arriba, viendo todo tan pequeño que no le tendría que dar importancia, y de pronto una estrella cae y me doy cuenta que así podré caer yo, entonces es ahí cuando me doy cuenta de que es mejor estar aquí abajo sola, yaciente en el suelo a estar arriba sola y con el temor de caer, miro a mi alrededor y como siempre, como ha estado durante años, como he sobrevivido por tanto tiempo y es ahí cuando me doy cuenta que he vencido a la soledad llenándola de silencios para no escucharla, solamente nadie está presente a mi lado acompañándome.
©María Cristina Garay Andrade©
Monte Grande – Buenos Aires - Argentina

MIS POEMAS

Mapa de Visitas

ESCRIBIÉNDOLE AL AMOR

ESCRIBIÉNDOLE AL AMOR
POEMARIO

LOS SILENCIOS DE LAS PALABRAS

LOS SILENCIOS DE LAS PALABRAS

©Victoria Lucía Aristizábal

Prologo

La palabra tiene un límite, la imaginación la sacude y la lleva prodigiosamente por las aguas de la sensibilidad que la estimula haciéndola hasta llorar de placer o dolor, de alegría, de afectividad, de ternura, de amor, de pasión y delirio, de lo irreprimible cuando en su exhalación vuelve a ejecutarse en un lenguaje que pretende desafiar lo efímero, más allá de lo posible para el escritor que hace el amor con ella ahondándola hasta el cansancio nutriéndola cuando la embellece, logrando traducirla de símbolo a energía del espíritu.

Los silencios de las palabras no duermen, despliegan su abanico de significados, de múltiples sugerencias y atisbos, volviéndolas curiosas, apoyándose en la sabiduría para convertirlas en un texto nuevo que tenga su importancia, procurando renovarlas, darles su baño de sentido, son acariciadas volviéndolas apetecibles con besos y razones, unas van en corceles, otras en fragatas, algunas novatas van gateando con su infantil picardía hasta volverlas eufóricas e indetenibles.

Los silencios de las palabras sonríen logrando que asciendan como surtidores para brotar como nuevos astros, hermosas unas que se celebran ellas mismas porque tocan su propia música, se consuelan otras como si una y otra fueran cama y cobijo o remembranza de un placer vivido que engatilla el éxtasis de los labios que han besado, de la piel que ha sido acariciada, del cuerpo que ha sido dichosamente penetrado y luego lanzando hondos suspiros solo atina a decir: “gracias Dios mío” con la ternura del reposo que luego químicamente duerme para despertarse en la vida sin tiempo con el olor a un amor hecho en la escala melódica y trascendente que alienta la desnudez de la plenitud de la nada donde la sensualidad prodiga sus frutos.

Los silencios de las palabras construyen deseos, modifican la pasividad por el entusiasmo, son una clínica de recuperación exaltando la renovación después de las caídas, son pasiones que incluso atrevidas desafían al cuerpo en sus pretensiones respirando en acordes lujuriosos provocadores de contacto, anulando las fronteras de lo imposible para dar paso a lo posible y entretener el placer que gusta de recorrer las zonas de lo prohibido para volverlas lícitas, y allí las palabras se regodean libremente para convertirse en poesía, buscando que ella sea cómplice y testigo de lo que el alocado corazón ha permitido.

Los silencios de las palabras se ausentan, se apartan de todo para quedarse en soledad compartiendo la vida en el espacio y en la introspección meditativa desparrama gráciles sentencias que permiten volver a aspirar la entrega renovada de una nueva palabra que interprete la realidad en la inmediatez dichosa y fogosa reaparece para mirarse en el espejo y encontrar el alma que deja de ser anónima cuando enciende la mística llama de la avenida principal donde el amor vuelve a dar sus pasos trascendentes y acompaña al cuerpo encajándose en su nativa nobleza.

Los silencios de las palabras son sueños, se suspenden ante la prodigalidad de las imágenes que filtran su claridad, volviéndose más libres, más íntimas, nadan en el mundo de la satisfacción plena encontrándose con el amante, abrazándose a su piel desnuda, anudándose a su cuerpo destilando las esencias de la belleza más rica donde se sacia la avidez que se potencia en el gozo concretando al espíritu, mientras el amor sin palabras aprecia porque se ha unido al alma seducidos ante el sacerdocio del corazón de humano origen.

Desde mis silencios se escriben poemas con palabras que tienen su enclave en la riqueza de un lenguaje que quiere expresar al mundo como se ama de tantas maneras, como se describen las emociones extraídas desde lo profundo de un alma que quiere elevarse por encima de las adversidades. Hay un silencio que ennoblece al lector cuando lee la riqueza de estos poemas que se hacen con el corazón abierto, le mente consciente y el alma en la frecuencia elevada de un espíritu que solo desea amar y ser amada.

María Cristina garay Andrade una mujer que nació para escribir en el silencio y engalanar sus poemas con la combinación inequívoca de la riqueza metafórica que le brinda la musa de la naturaleza que acompaña a su alma desde siempre para las almas que entienden que escribir poesía es estar en armonía con el propio ser divino para que sea interpretada de la mejor manera posible.

DESDE MIS SILENCIOS se renueva con la frescura que dan los cambios propios de la madurez, de la mujer que quiere continuar elevando su talento para seguir deleitando a los lectores que desde tiempo atrás la siguen para emocionarse de nuevo con su estilo inconfundible.

MI AGRADECIMIENTO VICKY

Por el amor en amistad que nos une por más de 20 años en la red, por los momentos críticos que nos han unido en comprensión y por los tiempos felices compartidos, me entregas como regalo este prólogo en el blog como excelsa escritora que siempre he admirado.

Resulta entonces que mis alas de gratitud sobrevuelen conmovidas haciendo desaparecer las distancias.

Florece desde aquel tiempo una frecuencia de elevado sentir de afecto que nos liga con lealtad, regocijo y paz.

María Cristina

(Crispis)

SOY POETA

SOY POETA

SUPERANDO VIEJAS CULTURAS

SUPERANDO VIEJAS CULTURAS

ADORO LUGARES ESPECIALES

ADORO LUGARES ESPECIALES

MUJER DA EL SALTO CUANTICO

MUJER DA EL SALTO CUANTICO

TRANSFORMACIÓN

TRANSFORMACIÓN

LA FLOR DE LA VIDA

LA FLOR DE LA VIDA

PASIÓN POR ELLOS

PASIÓN POR ELLOS

AMO LOS ANIMALES

AMO LOS ANIMALES

BUHO REAL DE LA SABIDURÍA

BUHO REAL DE LA SABIDURÍA

FUERZA Y LIBERTAD

FUERZA Y LIBERTAD

TERNURA

TERNURA

PAZ

PAZ

CUIDEMOS EL PLANETA

CUIDEMOS EL PLANETA

PAZ Y AMOR EN LA TIERRA