ACURRUCADO SUEÑO
 
Poco a poco me fui enamorando sin quererlo
Difícil fue resistir a tu incitación como señuelo
Eres niebla de la noche que me estimula tanto
Ensueño de mi delirio despertando en encanto
 
Recibí de tus destrezas un amarre de ternuras
Cubierta de apego en fuentes osadas de aventuras
Estas presente en el hoy despertado espejismos
Del aquel pasado vivido ya no somos los mismos
 
Eres memorias cuando cae la noche que me acuna
Anhelo que repares de ellas si es que recuerdas alguna
Rescato de los privativos instantes sensaciones soberanas
Despertar con mi historia hecha poesía en las mañanas
 
Melodía de profundos alientos serenos en acogida
Es equivalente al hechizo de seducción adormecida
Conformidad en deleite de complacencia pausada
Requiere calma en la fatiga ya por la madrugada
 
Ay amor que solo te has quedado a veces divagando
Embrujos atractivos de vivencias mágicas sepultando
Demandas afanoso un resguardo donde plegar tus alas 
Para cantar de noche mi madrigal cubriéndolo de gala
 
Cálido crepúsculo bohemio rodeado de aventura
Una luna clara me saluda y entre nubes se apresura
Estampando el techo índigo azulando los floridos rosales
Siento de tus abrazos el abrigo en imborrables señales
 
Agradable sensación voy entre dormida presintiendo
Desconcertado el amor que nunca acaba pereciendo
Remoto éxodo en sortilegio encandilado a lo eterno
Acurrucando en sueño tu calor en el gélido invierno
 
©María Cristina Garay Andrade©
Monte Grande – Buenos Aires - Argentina

Mapa de Visitas

ESCRIBIÉNDOLE AL AMOR

ESCRIBIÉNDOLE AL AMOR
POEMARIO

MUJER EN SU PROPIA LUZ

MUJER EN SU PROPIA LUZ

Adoro lugares especiales

Adoro lugares especiales

Adoro los lugares especiales

Adoro los lugares especiales

PASIÓN POR ELLOS

PASIÓN POR ELLOS

TRANSFORMACIÓN

TRANSFORMACIÓN

LA FLOR DE LA VIDA

LA FLOR DE LA VIDA

BUHO REAL DE LA SABIDURÍA

BUHO REAL DE LA SABIDURÍA

Amo los animales

Amo los animales

FUERZA Y LIBERTAD

FUERZA Y LIBERTAD

TERNURA

TERNURA

CUIDEMOS EL PLANETA

CUIDEMOS EL PLANETA

PAZ Y AMOR EN LA TIERRA