El despertar de mi conciencia 2ª Parte

EL DESPERTAR DE MÍ CONCIENCIA
2ª PARTE (PROSA)
 
Relatar un segundo escrito sobre el tema, me resulta más practicable concretarlo en la convivencia directa con la naturaleza. Sus paradigmas evidentes intervienen en forma manifiesta con el despertar de mi conciencia. Profundizo en ser lo que soy, me ayuda a desprenderme de negatividades del pasado, proyectándome en energías positivas y en mi amor propio como valor trascendental.

Atardecer bajo la media sombra colador del Maracuyá, el calor agobiante de pleno verano pesa sobre mis hombros, sin embargo me encuentro placenteramente siendo parte de este medio ambiente compartido. Somos una familia próspera con revestimientos desiguales y habitamos conjuntamente en nuestro pequeño territorio con similitudes particulares. Convivimos con amor recíproco generosamente demostrado.

El líquido de vital supervivencia es en común el agua y observando los diferentes cultivos con estas altas temperaturas, advierto en sus actitudes como manifiestan su sed, la misma que advierto en mi, para ellas entonces, una abundante regada con la bajada del sol las reaniman de inmediato, asombrosa experiencia ver como reviven, en algunas es más notorio que en otras, paran sus tallos casi de inmediato o sus hojas decaídas las levantan como alitas verdes,  de la misma forma que revive mi cuerpo hidratándose al beber un fresco vaso de agua.

Me diferencia de todo este maravilloso universo personal, además de mi cuerpo físico femenino que me complace, es que soy portadora como toda persona, de un complejo organismo llamado cerebro o mente generadora de pensamientos continuos. Estos pensamientos conscientes y subconscientes se desenvuelven en forma permanente, resultan ser los que constituyen parte de mi personalidad que intenta modificar lo contradictorio en el conflicto entre el consciente y mi subconsciente, que cada día aflora con más fluidez la evolución en positivo dado a la práctica de eliminar viejos hábitos improductivos, modificando así mi comportamiento con el firme propósito de elevar mi calidad humana en lo personal y en lo espiritual. Me esfuerzo  en conseguir un control mental beneficioso junto al despertar de mi conciencia para convertirme en una persona complaciente conmigo misma y para con las/os demás. 

La mente no descansa nunca, tengo entendido que a diario supera los 70.000 pensamientos a una velocidad incalculable en su actividad mental, en realidad, no quiero entrar en detalles técnicos neuro-científicos estimativos por eso dejo lo “incalculable” a quien guste investigar lo estimable.

Ordenar la mente no resulta fácil, tenemos hábitos negativos arraigados desde nuestra infancia y de una cultura nefasta milenaria arrastrada a la época.  Por consecuencia poner en práctica  haber decidido un cambio en mi mentalidad, requiere de un ejercicio continuo para poder reemplazar el auto convencimiento del subconsciente negativo repleto de información infecunda adquirida  consistentemente por diferentes entornos con el cual convivimos en el presente y que nos resulta seriamente embarazoso escapar. Vivimos rodeadas de información nociva y en un mundo que nos bombardea invariablemente con terrorismo bajo todo aspecto, tanto sea social radicado en violencia, estatal con guerras infrahumanas, económica aterrorizadas por el hambre o la pérdida del poder adquisitivo, etc.

Emprender el camino hacia la luz con voluntad de crecimiento eliminando actitudes erróneas, es poder acabar con las dudas y temores del desenfreno paranoico que se encuentra inmerso el mundo, esto hace complicado poder evadir tantas imágenes proporcionadas  por los diferentes medios que concentran miedo, pánico y estremecimiento. Resulta entonces perentorio elaborar un saneamiento mental conforme a nuestro amor propio y ejercer autonomía efectiva en el equilibrio emocional, eliminando toda esa cultura productora de inestabilidad mental.

Volviendo al tema solo observando la naturaleza es cómo podemos depurar nuestros pensamientos, por lo menos ese es mi criterio a seguir por ahora. Descubriendo mi jardín como de costumbre compruebo su propia e increíble supervivencia auto gestionada. Las plantas crean sabiamente sus propios microclimas en un ambiente propicio para su hábitat. Parece delirante, pero puedo afirmar como se distribuyen el pequeño territorio con un respeto mutuo casi sagrado. Admirar la naturaleza y tratar de comprenderla libera y limpia la mente con su enseñanza, hay que aprender su lenguaje como así también el de los animales con mayor expresión de su sensibilidad que no tenemos en cuenta.

Para demostrar un ejemplo, en un rincón del terreno habita el sándalo junto a una enorme rosa china y cubre el suelo plantitas de violetas que jamás he plantado. En el otro rincón una aljaba doble cargada de claveles del aire, completa el escenario con inmensos cultivos de calas junto a unas florestas de orquídeas pequeñas y blancas cuya flor dura solo 24 horas y muere. Entre todo ese matorral que se auto reproduce solo o sea sin mi intervención, asoman entremezcladas en verano las multicolores comúnmente llamadas “damas de noche”, se les denomina así porque durante el día las flores permanecen cerradas como protegiéndose del sol. Y así como esto, puedo entrar en muchos más detalles.

Vivir intensamente esta experiencia, algo transforma en mí, lo siento como una sensación extraña, encantadora, reparo que mis pensamientos hacen una mutación hacia incorporar belleza, goce, libertad de pensamientos, una energía provechosa y eso despierta mi conciencia en vida positiva, en un cambio de mentalidad categórica hacia mi crecimiento personal.

Crear un refugio de sanidad es parte de mi evolución, trato de incorporar y seleccionar información lo menos contaminada posible, no miro televisión aunque le resulte incomprensible a muchos, es una repetición de imágenes y palabras que quedan grabadas involuntariamente en nuestro inconsciente. Todo lo que vemos y oímos esconde mensajes subliminales, discriminación y violencia. Hasta la más simple publicidad disimula un trasfondo casi imperceptible perjudicial y nocivo. Para afirmar estos sucesos televisivos lógicamente he prestado atención a algunas programaciones en diferentes canales por unos minutos porque no hace falta todo un programa para darse cuenta lo que encubre. Aprendí a detectar casi de inmediato personas tóxicas apartándome de ellas y de sus cargas negativas que traen tras una máscara de víctimas, que esconden la realidad de sus intenciones, envidias, celos, pesimismo, desaliento, etc.

Los sentidos están perdidos en su origen positivo, la ambigüedad  y lo que comúnmente llaman humor negro se ha convertido en la más grosera burla a las creencias y hacia las personas.
Afirmo que hay tres palabras importantes que han perdido su vigencia en la sociedad, valores, respeto y ética.   

Salgo al mundo exterior por alguna razón ineludible sin estar conectada a ningún cable en particular y lo percibo tan frío y loco que me desconcierta, en mi caso llevo el móvil guardado en un bolsillo por alguna necesidad inevitable, a todo debemos buscarle el lado efectivo, cumple de alguna forma su utilidad positiva. Encerrados en un individualismo sobre todo los jóvenes, transitan con un celular en mano y en pleno dialogo. Auriculares impiden un contacto humano directo, casi nadie oye su entorno, parecen maniáticos hablando solos. Autómatas sin saber responder un “buenos días” sin que se les quite el cable que llevan conectado al cerebro y recíproco de un receptor que no se sabe por dónde anda  y que reúne las mismas condiciones de androide. Los celulares han ocupado un lugar predominante en la sociedad desplazando a las personas físicas por virtuales. La tecnología convencional avanza originando un consumismo desmedido que los convierte en lo que subliminalmente producen, caminantes automatizados,  en algunos casos alejados hasta de sus propias familias. Deberíamos intentar despertar una conciencia colectiva para que esta forma de vivir cambie afirmativamente, volviéndola más humana y sensible.

Escapar a esto como siempre me hace vivir contramandato e intentar llevar perseverancia en el logro de evolucionar ambas conformaciones mente y espíritu.  Formo parte de la naturaleza y de un cosmos que me embelesa, con una analogía de vivir y algún día morir, de ser parte de esa metamorfosis esencial de la supervivencia de la vida misma, dejo atrás mi pasado, desaparece del ayer lo negativo, disfruto el hoy en un presente, jardín de mis nuevos pensamientos, no delibero en un mañana lleno de incertidumbres, intento  anhelar  sueños, que tarde o temprano son los que se cumplen realmente.
Estoy en paz con mi nuevo emprendimiento de transformación y por resultante conmigo misma, el despertar de mi conciencia hace que ame lo que vivo y cultivo.
©María Cristina Garay Andrade©
Monte Grande – Buenos Aires – Argentina



DRA. VICTORIA LUCIA ARISTIZABAL

Abril 18 de 2017

LOS SILENCIOS DE LAS PALABRAS

©Victoria Lucía Aristizábal

Prologo

La palabra tiene un límite, la imaginación la sacude y la lleva prodigiosamente por las aguas de la sensibilidad que la estimula haciéndola hasta llorar de placer o dolor, de alegría, de afectividad, de ternura, de amor, de pasión y delirio, de lo irreprimible cuando en su exhalación vuelve a ejecutarse en un lenguaje que pretende desafiar lo efímero, más allá de lo posible para el escritor que hace el amor con ella ahondándola hasta el cansancio nutriéndola cuando la embellece, logrando traducirla de símbolo a energía del espíritu.

Los silencios de las palabras no duermen, despliegan su abanico de significados, de múltiples sugerencias y atisbos, volviéndolas curiosas, apoyándose en la sabiduría para convertirlas en un texto nuevo que tenga su importancia, procurando renovarlas, darles su baño de sentido, son acariciadas volviéndolas apetecibles con besos y razones, unas van en corceles, otras en fragatas, algunas novatas van gateando con su infantil picardía hasta volverlas eufóricas e indetenibles.

Los silencios de las palabras sonríen logrando que asciendan como surtidores para brotar como nuevos astros, hermosas unas que se celebran ellas mismas porque tocan su propia música, se consuelan otras como si una y otra fueran cama y cobijo o remembranza de un placer vivido que engatilla el éxtasis de los labios que han besado, de la piel que ha sido acariciada, del cuerpo que ha sido dichosamente penetrado y luego lanzando hondos suspiros solo atina a decir: “gracias Dios mío” con la ternura del reposo que luego químicamente duerme para despertarse en la vida sin tiempo con el olor a un amor hecho en la escala melódica y trascendente que alienta la desnudez de la plenitud de la nada donde la sensualidad prodiga sus frutos.

Los silencios de las palabras construyen deseos, modifican la pasividad por el entusiasmo, son una clínica de recuperación exaltando la renovación después de las caídas, son pasiones que incluso atrevidas desafían al cuerpo en sus pretensiones respirando en acordes lujuriosos provocadores de contacto, anulando las fronteras de lo imposible para dar paso a lo posible y entretener el placer que gusta de recorrer las zonas de lo prohibido para volverlas lícitas, y allí las palabras se regodean libremente para convertirse en poesía, buscando que ella sea cómplice y testigo de lo que el alocado corazón ha permitido.

Los silencios de las palabras se ausentan, se apartan de todo para quedarse en soledad compartiendo la vida en el espacio y en la introspección meditativa desparrama gráciles sentencias que permiten volver a aspirar la entrega renovada de una nueva palabra que interprete la realidad en la inmediatez dichosa y fogosa reaparece para mirarse en el espejo y encontrar el alma que deja de ser anónima cuando enciende la mística llama de la avenida principal donde el amor vuelve a dar sus pasos trascendentes y acompaña al cuerpo encajándose en su nativa nobleza.

Los silencios de las palabras son sueños, se suspenden ante la prodigalidad de las imágenes que filtran su claridad, volviéndose más libres, más íntimas, nadan en el mundo de la satisfacción plena encontrándose con el amante, abrazándose a su piel desnuda, anudándose a su cuerpo destilando las esencias de la belleza más rica donde se sacia la avidez que se potencia en el gozo concretando al espíritu, mientras el amor sin palabras aprecia porque se ha unido al alma seducidos ante el sacerdocio del corazón de humano origen.

Desde mis silencios se escriben poemas con palabras que tienen su enclave en la riqueza de un lenguaje que quiere expresar al mundo como se ama de tantas maneras, como se describen las emociones extraídas desde lo profundo de un alma que quiere elevarse por encima de las adversidades. Hay un silencio que ennoblece al lector cuando lee la riqueza de estos poemas que se hacen con el corazón abierto, le mente consciente y el alma en la frecuencia elevada de un espíritu que solo desea amar y ser amada.

María Cristina garay Andrade una mujer que nació para escribir en el silencio y engalanar sus poemas con la combinación inequívoca de la riqueza metafórica que le brinda la musa de la naturaleza que acompaña a su alma desde siempre para las almas que entienden que escribir poesía es estar en armonía con el propio ser divino para que sea interpretada de la mejor manera posible.

DESDE MIS SILENCIOS se renueva con la frescura que dan los cambios propios de la madurez, de la mujer que quiere continuar elevando su talento para seguir deleitando a los lectores que desde tiempo atrás la siguen para emocionarse de nuevo con su estilo inconfundible.

A la Dra. Victoria Lucía Aristizábal - Abril 24 de 2017

A la Dra. Victoria Lucía Aristizábal - Abril 24 de 2017
Por el amor en amistad que nos une por más de 20 años en la red, por los momentos críticos que nos han unido en comprensión y por los tiempos felices compartidos, me entregas en regalo este prólogo como excelsa escritora, como así también en la edición de mi libro y hacen entonces que mis alas de gratitud sobrevuelen conmovidas las distancias en frecuencia de un elevado sentir de afecto. María Cristina (Crispis)

Mapa de Visitas

María Cristina Garay Andrade

María Cristina Garay Andrade
Autora - Propietaria - Buenos Aires - Argentina

A Mulher no PEAPAZ rumo a um Novo Mundo

A Mulher no PEAPAZ rumo a um Novo Mundo
Poetas e Escritores do Amor e da Paz

Adoro lugares especiales

Adoro lugares especiales

Adoro los lugares especiales

Adoro los lugares especiales

PASIÓN POR ELLOS

PASIÓN POR ELLOS

TRANSFORMACIÓN

TRANSFORMACIÓN

LA FLOR DE LA VIDA

LA FLOR DE LA VIDA

BUHO REAL DE LA SABIDURÍA

BUHO REAL DE LA SABIDURÍA

Amo los animales

Amo los animales

FUERZA Y LIBERTAD

FUERZA Y LIBERTAD

TERNURA

TERNURA

CUIDEMOS EL PLANETA

CUIDEMOS EL PLANETA

PAZ Y AMOR EN LA TIERRA