VOLVER A CASA
 Lograr salir con vida de esa nauseabunda fosa
Exigua vianda en lata oxidada rancia y aceitosa
Por escasas horas de sueño en la noche incompleta
Con el enemigo resistíamos de su insistente metralleta
 
Cavando en el mismo fango una precaria sepultura
Del herido que agonizaba y se extinguía por la tortura
¿Quién puede imaginarse lo que es estar en una guerra?
El matar por matar al adversario es dolencia que aterra
 
Ropaje que nos diferencia y estandartes de colores
La tierra es una sola pero fraccionada por temores
Límites a distancias impuestos por espurios tratados
Por ellos perdemos la vida los que servimos de soldados
 
Beligerancia que acaba izando una bandera blanca
¿La aflicción de asesinar, del alma como se arranca?
Salir entumecido de esa zanja de regreso con quebranto
Se abandonan cuerpos convirtiéndolo en campo santo
 
Todo persiste en silencio cuesta decidir la retirada
El barro sepulta paradigmas de la vida devorada
Pertenencias embarradas dañadas fotos de sus hijos
Y un retrato de la novia que le sirvió como cobijo
 
En paso lento a orillas del río fresco aromar consigo
Quitar el olor a pólvora impregnado de mi abrigo
Madrugadoras gaviotas vuelan en busca de alimento
Mis ansias de llegar presuroso vence mi agotamiento
 
El valle reverdecido y entre piedras encontré el camino
Aun quedaron mis pasos sobre la tierra de mi destino
La distancia se va acortando ya diviso la chimenea
Humeando por el leño encendido que a la casa caldea
 
No sé si es más frío el viento que pega en mi cara
O el uniforme que cargo lleno de muerte y de balas
Mis hijos me esperan junto a la mujer que me ama
La puerta que se abre divisándome por la ventana
 
Los niños me rodean, el más grande ¡papá! me grita
Los abrazos manifiestan plena felicidad que excita
En mis ojos empañados la madre detiene su mirada
Corriendo lágrimas que las para su sonrisa emocionada
 
Torrencial ducha tibia acaricia el agua mi figura
Revivir al hombre para volverlos a tener se apresura
Descargando besos a los que en su falda ha sentado
Para compartir la mesa con olor a hogar tan deseado
 
Cena de sopas y guisos, de risas y alegrías con buen vino
Al final anocheciendo el descanso por cansancio intervino
¡Los niños a dormir! surgió la orden de cumplimiento
Y la puerta de la alcoba se cerró por enamoramiento
 
©María Cristina Garay Andrade©
Monte Grande – Buenos Aires -  Argentina

Mapa de Visitas

ESCRIBIÉNDOLE AL AMOR

ESCRIBIÉNDOLE AL AMOR
POEMARIO

MUJER EN SU PROPIA LUZ

MUJER EN SU PROPIA LUZ

Adoro lugares especiales

Adoro lugares especiales

Adoro los lugares especiales

Adoro los lugares especiales

PASIÓN POR ELLOS

PASIÓN POR ELLOS

TRANSFORMACIÓN

TRANSFORMACIÓN

LA FLOR DE LA VIDA

LA FLOR DE LA VIDA

BUHO REAL DE LA SABIDURÍA

BUHO REAL DE LA SABIDURÍA

Amo los animales

Amo los animales

FUERZA Y LIBERTAD

FUERZA Y LIBERTAD

TERNURA

TERNURA

CUIDEMOS EL PLANETA

CUIDEMOS EL PLANETA

PAZ Y AMOR EN LA TIERRA