A tu lado

A TU LADO
 
 Volverás a llamarte verso con símbolos de universo
Encadenado a palabras calladas en horas muy a solas
O en algún poema que ahogado en llantos escriben tantos
Conmovidos de amor ardiente los hacen vibrar en cantos
 
Vestida con células vivas mi envoltura guardando cordura
Con semblante extenuado en súplica el deseo te asegura
En ese juego de expresiones en que al ritual enamorado
No dirás jamás porque nunca en realidad me has amado
 
No te vayas, déjame estar en lo cotidiano de la vida
Perdida por un rato en la fantasía con un pasaje de ida
En lo simple, en ese lugar encantado sin importancia
Donde sin molestarte viviré dedicada y con constancia
 
No te alejes y me dejes sin saber más nada de ti
Por favor eso si me haría mucho daño vivir así
No podemos culpar al amor de ser mutable
Ni causante de ser constantemente perdurable
 
No acusemos al amor por su naturaleza de seductor
Aferrada a momentos de inquietud juega la pasión
Mis manos que audaces te acarician con complacencia
Sin compostura hasta hacerte soltar la incontinencia
 
Toque certero, el clímax se vuelve de tierra en cielo
Yo te amo como se ama el amor en eterno celo
Y sin embargo debo guardarlo en continuo letargo
Marchar paciente en el bifurcado destino amargo
 
Tú con la seducción a cuestas, yo cargándolo herido
Pero siempre inseparable a tu lado en silencio dolorido
Inadvertencia de mi autoestima que debo valorizar
De las caídas inesperadas realmente se aprende amar
 
©María Cristina Garay Andrade©

Mapa de Visitas

ESCRIBIÉNDOLE AL AMOR

ESCRIBIÉNDOLE AL AMOR
POEMARIO

MUJER EN SU PROPIA LUZ

MUJER EN SU PROPIA LUZ

Adoro lugares especiales

Adoro lugares especiales

Adoro los lugares especiales

Adoro los lugares especiales

PASIÓN POR ELLOS

PASIÓN POR ELLOS

TRANSFORMACIÓN

TRANSFORMACIÓN

LA FLOR DE LA VIDA

LA FLOR DE LA VIDA

BUHO REAL DE LA SABIDURÍA

BUHO REAL DE LA SABIDURÍA

Amo los animales

Amo los animales

FUERZA Y LIBERTAD

FUERZA Y LIBERTAD

TERNURA

TERNURA

CUIDEMOS EL PLANETA

CUIDEMOS EL PLANETA

PAZ Y AMOR EN LA TIERRA